Amistades Falsas amigas hipócritas

Frederic Nietzsche

Frases del famoso Frederic Nietzsche

Uno de los grandes filósofos existencialistas de la historia Nietzsche, Nacido en Alemania,Rocken, el 15 de Octubre de 1844, y no sólo se dedico a la filosofía, sinó también se conoce como Poeta, Músico y filólogo Alemán y es considerado uno de los pensadores más influyentes de el siglo XIX.

Es considerado uno de los tres «Maestros de la sospecha» (según la conocida expresión de Paul Ricoeur), junto a Karl Marx y Sigmund Freud.

Ayer compartíamos sus pensamientos y los aplicabamos a las Falsas Amistades, y desarrollábamos la idea de dónde es que proviene en el ser humano, la falsedad, la hipocresía, y por supuesto, la madre de todas las maldades, la Vanidad. Y muy rápidamente, vamos a repasar a modo de resumen de lo expuesto ayer, estas ideas que aveces no entendemos de donde nace en nuestra conciencia, y hacia que objetivos apunta el hombre falso, la falsas personas, los engaños, mentiras, y las personas des-honestas.

Las personas Falsas, en primer lugar, te brindan su amistad, creyendo en lo que hacen, pero en el momento más conveniente, te clavan su puñal.

Una vez, en mi delirio adolescente, pensaba en si, Hittler era consciente de lo que hacía, si no sentía culpa, y que era lo que había envuelto a esa mente tan desgraciada y oportunista. Que tipo de enfermedad puede causar, que un ser humano, quiera apoderarse del mundo, de una manera tan cruel, matando inocentes, y exterminando a todo que pensara diferente (Comunistas, Judíos, y Negros, etc.). Entonces fue cuando razoné por mi mismo, que sólo alguien, que crea firmemente, que sus medios son plenamente justificados, puede llevar acabo con tal precisión, y sin remordimiento incluso convenciendo a miles o millones de su delirio.

Entonces de la misma manera, las personas que creíamos verdaderas amigas, nos traicionan, los amigos que nos clavan un puñal por la espalda, las amigas que nos abandonan, tienen pleno convencimiento de sus actos, su maldad, está fuertemente arraigada en su moral, y es parte de lo aceptable y bueno, para ellas, y no guardarán ningún remordimiento en pasar de página su libro y seguir con su vida y olvidarnos para siempre.

Entonces, volviendo un poco a Nietzsche quiero traerles otro de sus pensamientos, es muy controversial, y la verdad no se si estoy deacuerdo, con esto que el dice, intentemos participar de la discución, luego de leer lo siguiente, deja un comentario via facebook, de en donde te gustaría ser clasificado en los siervos o en los señores, ojo no me gusta mucho ninguna.

Hay dos clases de Hombres: Los Señores y los Siervos

Hablemos de
Frases de Nietzsche “Olvida uno su falta después de haberla confesado a otro, pero normalmente el otro no la olvida”. – Frases de Nietzsche


«bien-mal» equivale a «noble-despreciable».
No aceptan la cobardía, el temor, la compasión

todo lo que es débil y disminuye el impulso vital.

Aprecian como bueno:

todo lo superior y altivo, fuerte y dominador.

La moral de los señores se basa en la fe en sí mismos, el orgullo propio.

Hablemos de la moral de los Siervos:

Son oprimidos y débiles,
Condenan los valores y las cualidades de los poderosos.
Una vez denigrado el poderío, el dominio, la gloria de los señores, el esclavo procede a decretar como «buenas» las cualidades de los débiles:

Cualidades Buenas de los Siervos:

la compasión, el servicio —propios del cristianismo—,
la paciencia, la humildad.
Los siervos inventan una moral que haga más llevadera su condición de esclavos.
Como tienen que obedecer a los señores, los siervos dicen que la obediencia es buena y que el orgullo es malo.
Como los esclavos son débiles promueven valores como la mansedumbre y la misericordia.
Critican el egoísmo y la fuerza.

frases de freud – frases de friedrich nietzsche amor – frases de friedrich nietzsche el anticristo – las mejores frases de friedrich nietzsche

Una de las reflexiones que nos deja este talentoso autor:

Olvida uno su falta después de haberla confesado a otro, pero normalmente el otro no la olvida. -

frases de friedrich nietzsche

Nada más hipócrita que la negación de la hipocresía