reflexiones-para-comenzar-el-dia-2013--(10)

Reflexiones para la vida La Traición

Hoy voy a tocar un tema que se ha comenzado a ver en las sociedades. al menos en la mía, como tabú, no hables de eso ni hables de aquello, que no se sepa, que no lo digas, porque quizás caigas vos dentro de la bolsa, y si he de caer, el que se anime a tirarme la primer piedra, que me condene a la miseria, pues he sido miserable, muchas veces las sociedades se llenan de orgullo por el avance, el avance económico que mucho dista del tema de hoy. Una vez dejé a una mujer llorar en el palacio de las leyes de mi país, pues que significativo esto, para mi vida, ella lloraba a más no poder, lloraba por el abandono, porque había decidido que era muy joven para seguir con algo, que yo veía no iba a ser para mi. La vida era demasiado perfecta con ella, yo sabía que me amaba, con apenas unos pocos meses de madurez adolescente me juré no dejar nunca más llorando a una mujer, en mi vida. Pues ese juramento lo cumplí como si lo hubiese convertido en ley. Estaba en el palacio de las leyes, en un país chico, donde todos nos conocemos, y allá fue mi vida a desembocar en muchas contradicciones, tantas que el traicionar mi palabra, traicionar lo que había sido para ese momento tan significativo que hasta el día de hoy rozando los cuarenta años de edad, en mi mente no se borran sus lágrimas, su tratar de entender mi acto perverso, mi decisión apócrifa sobre lo que era mejor para mi. Gracias al dolor que esta mujer me hizo sentir, a lo bastardo que me sentí al partirle el corazón, a partir de allí mi vida jamás volvió a ser la misma. Mis razones eran simples, muy jóvenes para amarnos realmente, sabía que yo no era perfecto, que no merecia su amor, si apenas nos conocíamos, si apenas eramos compañeros de liceo, como imaginar una vida entera con esta mujer, si yo no había casi conocido otras, ella lloró, y yo por dentro, sentí un mar de lágrimas al dejarla en las escalinatas de las leyes, bajo sus ojos un río de lágrimas a mi espalda dejaba atrás a una mujer amada, y una vida junto a ella, pero juraba nunca más hacerlo. Bueno no me da el tiempo para decir lo que iba a argumentar, así que lo dejaré en suspenso para próximos post.